debo hacer testamento

Todos conocemos lo que es un testamento, acto por el que una persona dispone sobre el destino que quiere dar a sus bienes cuando se produzca su fallecimiento.

Cierto es que no todas las personas se paran a pensar que pasará con sus bienes cuando ya no estén, ahora bien, si profundizamos sobre las consecuencias que puede tener para nuestros herederos la inexistencia de testamento, probablemente todo el mundo lo haría.

Vivimos en una sociedad en la que el modelo tradicional de familia  ha ido evolucionando hacia  modelos más diversos, familia mono parental, segundos matrimonios que aportan hijos del primero, parejas de hecho o matrimonios sin hijos. Las cuestiones que nos podemos plantear son:

1-   Si no tenemos herederos, quien recibiría nuestros bienes

2-  Qué pasaría con nuestros hijos si aún son menores de edad

3-  En qué situación dejaríamos a nuestro cónyuge o pareja

4- Los hijos de mi segundo esposo, me podrían tirar de la vivienda,  si este falleciera repentinamente

5- Qué pasaría con mis deudas cuando yo fallezca

6- Podría un tercero intervenir para repartir mi herencia, en caso de que los herederos estuvieran enfrentados

7-  Si mi excónyuge  sería administrador/a de mis bienes mientras nuestros hijos fueran menores de edad

8- Podría mejorar a un hijo y/o desheredar a otro

9- Si firmamos un testamento, cabe la posibilidad  de cambiarlo después

Todas las cuestiones pueden quedar resueltas a través de la firma del testamento, en el que dispones según tu voluntad el modo en que quieres repartir los bienes, si quieres mejorar a ese hijo que se ha encargado de cuidarte, o desheredar  a alguno, si hay motivo legal para ello.

Si deseas nombrar un administrador para tus hijos mientras sean menores de edad, o quieres asegurar que tu cónyuge continuará disfrutando de tu vivienda, sin que nadie pueda desahuciarlo, puedes también nombrar a un albacea  y un contador partidor que reparta los bienes, para evitar que los herederos discutan entre ellos.

Si no haces testamento, la herencia no se pierde, pero será la Ley la que nombre a tus herederos siguiendo un orden de parentesco.

Por otra parte, si cuando falleces tienes testamento, los trámites para los herederos serán  más sencillos, más baratos,  y además se agilizará el reparto de la herencia.

En definitiva, nadie mejor que uno mismo conoce su situación familiar,  su patrimonio, y lo que es más importante, el  verdadero destino que quiere dar a sus bienes en el futuro.

Como abogados y conocedores de los problemas que surgen te recomendamos hacer testamento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *