Nuevos cambios en materia de circulación

nueva ley de circulacion

En los últimos meses hemos asistido a una agitada actividad legislativa en materia de circulación, que ha dado lugar a nuevas normas, la primera que mencionamos por ser la más novedosa, es la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, y que entrará en vigor el próximo 1 de enero de 2016 (Disposición Final quinta).

Dicha ley deroga el baremo que figuraba como anexo en el Texto Refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, aprobado por Real Decreto Legislativo 8/2001, de 29 de octubre.

Con la nueva ley se pretende una rápida resolución del conflicto así como una mayor protección a la víctima del accidente, al incrementar las cuantías indemnizatorias.

Era necesaria una ley específica que recogiera unos principios más actualizados para indemnizar a las víctimas de un accidente, así como a sus familiares en caso de fallecimiento o grandes lesionados.

NUEVA LEY DE CIRCULACIÓN DE VEHÍCULOS A MOTOR Y SEGURIDAD VIAL

En todos los accidentes ocurridos a partir de la entrada en vigor de la ley, se aplicará el nuevo baremo, nuevos conceptos indemnizatorios, así como cuantías actualizadas, que suponen un incremento respecto de las anteriores.

No es menos relevante la aprobación del Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, que entra en vigor el 31 de enero de 2016, salvo lo dispuesto sobre “Intercambio transfronterizo de información sobre infracciones de tráfico”, referente a las infracciones de tráfico transfronterizas en materia de seguridad vial, que entró en vigor el pasado mes de noviembre.

En el Real Decreto Legislativo se recopilan las diversas normas hasta ahora dispersas y relacionadas con la seguridad vial, se introduce todo  lo relacionado con la pérdida y recuperación de puntos, que había sido introducido por la Ley 17/2005, de 19 de julio, sobre el permiso y licencia de conducción por puntos, y como novedad, se ordena la creación de un Registro Nacional de Víctimas de Accidentes de tráfico.

A su vez se ha modificado el Texto Refundido de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor, aprobado por el Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, como novedad introducida en la ley, ya que anteriormente solo estaba reconocido por la Jurisprudencia, cuando en un accidente de circulación concurra culpa exclusiva de la víctima o fuerza mayor, el conductor del vehículo causante del accidente quedará exonerado de toda responsabilidad,

Otra de las novedades que ha supuesto la modificación legislativa en materia de circulación, es que con carácter previo a iniciar un procedimiento judicial, será preceptivo efectuar una reclamación extrajudicial a la Compañía Aseguradora correspondiente, también será necesario desde el inicio de la reclamación, cuantificar el importe de la indemnización que se pretende. La aseguradora quedará obligada a contestar en el plazo de tres meses con una oferta motivada de indemnización, si considera que tiene responsabilidad, su asegurado,  en caso contrario, deberá fundamentar la exoneración de responsabilidad del  mismo.

Quizá con este nuevo sistema sea posible reducir los procedimientos judiciales y conseguir más transacciones extrajudiciales, dependerá de la flexibilidad o rigidez que muestren las Compañías aseguradoras en sus propuestas indemnizatorias.

En caso de ser víctima de un accidente y sufrir daños personales, lo primordial es ser atendido de inmediato por los servicios médicos, y una vez se encuentre fuera de peligro, es aconsejable realizar actuaciones iniciales como por ejemplo, contar con un atestado, sacar fotografías del lugar del accidente o recopilar datos de posibles testigos; debe llevar a cabo todas las gestiones pertinentes para  con posterioridad poder  reclamar la indemnización correspondiente, en ocasiones la falta de diligencia en las actuaciones llevadas a cabo, complica o incluso obstaculiza el cobro de la indemnización.

En la póliza del seguro obligatorio del vehículo aunque tenga  cubierta la defensa jurídica, eso no significa que  deba  utilizar  los servicios jurídicos de un abogado de la compañía,  puede elegir al abogado que libremente designe   de su confianza y será la  aseguradora quien cubra sus honorarios,

Por ello, si sufre un percance con su vehículo, tanto si hay daños materiales como personales, no dude en delegar la defensa de sus legítimos intereses a un profesional especializado en derecho de la circulación.

AMPARO COSTA MORA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *